Leyendas Del Deporte
  Milton Wynants
 
MILTON WYNANTS CICLISTA URUGUAYO)

MILTON WYNANTS:


De Milton Wynants se pueden decir muchas cosas y todas las que se pueden decir son positivas. Es el último gran campeón celeste. El que ha traído lauros a nuestro país que ningún otro deportista ha logrado. Con su medalla Olímpica de Sidney 2000 obtuvo un premio que ni siquiera los profesionales muy bien pagos del futbol con todos sus medios han logrado igualar. Supo tener a un país que generalmente se acuerda del ciclismo solo en vueltas y rutas absolutamente expectante. En esos días en las escuelas, en todos los rincones del país y donde algún uruguayo viviera en cualquier punto del planeta estaba atento a la tele y a Milton. Luego en otros olímpicos posteriores no logro el milagro de llegar al podio. Y por eso muchos ignorantes en esto del ciclismo opinan. Opinan insisto en la ignorancia, por que nadie que sepa un poco de ciclismo puede dudar de la grandeza de Milton como ciclista. Además de que es un muchacho humilde, sencillo y da gusto tratar con él. Por Internet he visto que gente que desconoce del ciclismo ha llegado a decir que Milton fue a los olímpicos a pasar vergüenza. Vergüenza debería de darle a la persona que subió el video de Milton a youtube y lo titulo como lo hizo. Los campeones se respetan, y con más razón si se trata de un Milton Wynants, que es el ídolo de todo niño que anda en bicicleta, y bien ha sabido ganarse el respeto de todos.
Saludos cordiales
Rodolfo Báez

Milton Wynants, el gran campeón
La vida de un deportista llega a ser tan dura, a veces, que el aficionado que es partícipe de la actividad como espectador, no llega a comprenderlo. Por eso cuando alguien alcanza el éxito como culminación de su esfuerzo por vencer, también responde a esa demanda del aficionado.

Nombre : Milton Ariel Wynants Vázquez

Fecha de nacimiento : 28 de marzo de 1972
Lugar : Paysandú, Uruguay

Altura : 1,69 m
Peso : 69 kg

Padre : José Wynants
Madre : Nimia Vázquez

Estado civil : casado con Marlene Castrillón
Hijos : Luciana (27/1/2002) e Iván Ariel (13/7/2007).

Inicio en el ciclismo : 1984
Pero el triunfo cuesta y mantener el éxito aún más. Bien vale aquel viejo axioma que señala que para triunfar hay que vencer, para vencer hay que luchar y para luchar hay que estar preparado física y psicológicamente. Esta historia encierra todo eso y mucho más. Esta es la historia del gran campeón del ciclismo uruguayo: Milton Wynants.
De Paysandú al mundo
Aquel 28 de marzo de 1972 había amanecido con el cielo encapotado sobre la heroica capital sanducera. El río de los pájaros pintados golpeaba fuerte sobre la ribera. Aquella mañana, las radios de todos los barrios de Paysandú, se unían cual coro ornitológico llevando una tras otra, las alternativas de la Sport y las voces de la 29º Vuelta Ciclista del Uruguay. Ese día se corría la contrarreloj en Rivera que finalmente ganara Saúl Alcántara.

Milton y su padre,
también ciclista
Por entonces, todo el pueblo vibraba por las actuaciones de los hermanos Jorge y Tomás Correa y de Alberto Ferrazán. Por esas horas, en el sanatorio de Paysandú, Nimia Vázquez daba a luz a Milton Ariel Wynants. Su padre José, de oficio herrero, rebozaba de alegría mientras le daba a los fierros y se entreveraba los domingos corriendo en bicicleta en el C. A. La Unidad de Ciclismo. Milton sería el único hijo. Vivían en la calle Chaplin cuando comienza a concurrir a la escuela Nº 11 “Miguel de Cervantes Saavedra” a pocas cuadras de allí, en la esquina con República Argentina.
Repartía su tiempo, cursando 2º año y jugando al fútbol con los colores rojinegros del club Litoral donde lo había llevado su tío Luis Vázquez. Él fue quien recicló una vieja bicicleta que tenía en el gallinero casi sin cubiertas. La armó y se la regaló para que el niño empezara a cambiar goles por pedal aunque el arrepentimiento le ganara a Luis: “por regalarte esa porquería, ¿ahora no sé que vas a ganar?", adujo una vez.
Fue junto a su primo Mario (también ciclista, campeón del Mundo B en Montevideo en el año 1999), que se entreveró en la primera carrera corta en el barrio. El ciclismo empezaba a adentrarse en la epidermis para instalarse allí y no irse jamás. Su padre corría en veteranos para que Milton fuera ganando confianza y entusiasmo. Si le gustaba, le dejaría su bicicleta para que continuara. Aunque los rezongos de la maestra Susana de la Escuela Nº 11 se hicieron oír, nada cambio el destino. Le aconsejaba: “menos bicicleta y más estudio Milton”, cuentó "Teté", tan orgullosa como arrepentida de aquella frase.
A los 12 años corría por el Veloz Club de Paysandú y su ídolo era Federico Moreira que por entonces comenzaba a llenarse de lauros. Fue a los 17 años que su padre lo empieza a llevar a las carreras en la capital, para que se fogueara. Ya percibía, además, que la elección por el ciclismo no era errónea. Cursaba estudios secundarios en el Colegio Nuestra Señora del Rosario en el 1278 de la calle Florida.
Fue por entonces que enfrenta el primer desafío. Allí arranca el Wynants que hoy todo el país admira. Hoy goza de la popularidad, de la fama bien lograda que luce en las marquesinas callejeras. Todo se forjó durante años, sorteando obstáculos ignorados, desconocidos y muchas de las veces subestimados. Sabemos de sus sueños siempre fijos en el horizonte. A pesar de sus caídas. A pesar de las rodillas y los codos gastados.
Los primeros días
A poco de cumplir sus 18 años tuvo su primera prueba de fuego. En 1990 con los colores de la Federación Sanducera largó la 12ª Edición de la Vuelta de la Juventud. Fue la primera por etapas. Finalizó cuarto en la general a 1'23" del salteño José Castillo que ganó la carrera. Además fue segundo en el Primer Sprinter e igual ubicación en el Premio de la Regularidad.



Año 1992: corre la Vuelta de la Juventud y allí recibe la malla de líder. Luego larga Rutas de América por el Policial. Ahí está con su padre en la llegada.
Ese mismo año, participó de las 200 Millas Juveniles, prueba que organizaba el club Olimpia. La ganó su primo Mario y terminó a 32" en el quinto puesto de la general. Su brillante labor en ambas pruebas lo llevó a defender a la celeste juvenil en la prueba de 4 X 75 kilómetros en ruta obteniendo la medalla de bronce en los Panamericanos Juveniles.
Setenta y ocho participantes largaron la edición de la Vuelta de la Juventud en el año 1991. Wynants lució la casaca del Veloz Club ubicándose a 32" del argentino Roberto Prezioso, logrando el segundo lugar en la general individual. Allí se destacó siendo segundo en la 2ª etapa perdiendo sobre la raya con el salteño Víctor Quiroga. Ganó la cuarta etapa sobre el argentino de Chivilcoy, Alejandro Acton.
Las 200 Millas Juveniles se corrieron unas semanas después y logró el tercer puesto en la general tras el argentino Gustavo Guglielmone y Néstor Pineda (Maroñas) Ganó el premio Sprinter de dicha prueba y alcanzó el tercer lugar por equipos con la Federación Sanducera.
La entrega de estirpe, guapeza y calidad daban muestra de su poderío. Es así que la Federación Sanducera decidió largar la Vuelta Ciclista del Uruguay y conformar el equipo con Milton. La cuarteta de Paysandú estaba integrada por Walter Rafael Silva, Hugo Nores, Alberto Ferrazán y Wynants. Logró la posición 43.
Para 1992, aún tenía edad para correr en juveniles y lo hizo en la Vuelta de la Juventud entre 132 participantes. Con los colores del Veloz sanducero, culminó sexto a 2' 29" de Richard Fatigatti (España La Paz). En la primera etapa había ganado la malla rosada en la rambla de Montevideo perdiéndola luego en la ruta. En la última etapa que llegó a la cima del Cerro, dio lucha sin tregua, llegó tercero pero no alcanzó para arrimarse al vencedor.
La hora del ciclismo grande
Tras la gran labor en juveniles, Wynants fue tentado por varias instituciones capitalinas. Con casi 20 años largó las Rutas de América 1992 con el Club Policial donde da el primer zarpazo. El 8 de marzo del ‘92, el argentino Gustavo Artacho del poderoso Punta del Este ganó la prueba. Wynants, a solo 20 días de cumplir sus 20 años se ubicó segundo a 1' 31" del puntaesteño. Toda una revelación entre 116 que llegaron a Montevideo. Un hito sin precedentes en el historial de la prueba. Fue el primer ciclista en llegar al podio de la prueba con 19 años.

La actuación en dicha competencia tuvo una incidencia que marcó su perfil de guapo y valiente rutero. En la etapa hacia Fray Bentos se escapó del pelotón para pasar primero por Paysandú. Luego se le unieron otros ciclistas (Artacho, Suárez, De León, Tardáguila, Bravo, Maneiro, Trillini, Orlando y el ucraniano Monikin) con los que alcanza a sacar más de 7' de diferencia. Atrás, Federico Moreira comandaba la persecución, poniéndolos de a uno y descontando más de la mitad de la diferencia.
Llegaron a Fray Bentos a 2' 27". Allí tomó la malla Artacho y Wynants el segundo lugar. Pudo ubicarse en la escapada que definió la prueba. Corrió por el Policial junto a Nazario Pedreira, Oscar Sartore, Juan Carlos Seijo y Walter Rafael Silva.
Semanas después larga la Vuelta del Uruguay. Su mejor labor en la prueba se dio en la sexta etapa entre Fray Bentos y Paysandú donde llegó tercero. Una multitud lo aclamó cuando divisó en la Avenida de los Españoles sanducera, la casaca con la diagonal roja del hijo del pueblo. Finalmente terminó la Vuelta en el lugar 35º a 16' 25" y fue sexto por equipos.
El club Nacional de Fútbol había decidido volver a las rutas después de largos años de ausencia. Peñarol dominaba y los tricolores no se podían quedar quietos. Para 1993 conforman el primer equipo. La dirección técnica estaba a cargo del maestro Alberto Camilo Velázquez quien guiaba a Milton, Luis Huvatt, Hugo Cabrera, Eduardo Camaranno, Sergio Sartore y Cono Barrios.


La llegada de las Rutas de América de 1993. Wynants es el de la derecha. Vence a Elisalde (izquierda) y Tesitore (centro). Después sobrevino lo peor.



Las Rutas de 1993 las vuelve a ganar el Punta del Este. Esta vez fue Pablo Elisalde. Luis Huvatt fue segundo a 41" y Milton tercero a 1' 05". Aquella carrera fue inolvidables para Wynants. El día final llovía intensamente sobre la capital. La llegada predeterminada dentro del Velódromo era imposible. Los comisarios deportivos decidieron hacer el final sobre Avenida Ricaldoni casi sobre la calle Brito del Pino.
Nacional se jugaba la general por equipos ante el Punta del Este por lo que los segundos de bonificación, si ganaba la etapa, le daban el título grupal a Nacional. Wynants venció a Sergio Tesitore y al propio Elisalde en un embalaje cerrado, con el piso resbaladizo. Tras pasar la línea de meta se desencadenó lo peor. Wynants y Huvatt chocaron contra los autos estacionados justo en la curva donde finaliza Brito del Pino. El lugar no era propicio para embalar. La caída le generó lesiones graves. Bañado en sangre producto de un corte frontal, fue derivado en primera instancia al Hospital de Clínicas y luego al Sanatorio del Banco de Seguros del Estado.
Sufrió traumatismo de cráneo, sin pérdida de conocimiento y un corte en la frente que requirió 20 puntos de sutura. Era la primera caída de magnitud. Vendrían más. Como los triunfos, vendrían más. Aquella prueba ganó Nacional por equipos y el capitán del mismo Sergio Sartore expresaba que “Wynants es el ciclista de mayor futuro de nuestro ciclismo” (Ultimas Noticias 25-02-93). El País titulaba a toda página: “Milton Wynants fue el héroe”.
Lejos de claudicar, un mes después y diezmado en su preparación física largó la Vuelta para dar lucha una vez más. Fue tercero en la primera etapa en Trinidad, fue segundo en la cuarta etapa en Fray Bentos, llegando allí al quinto lugar en la clasificación. Al día siguiente llega quinto en Durazno lo mismo que en la novena etapa en La Paloma. Para finalizar, gana la última etapa en Montevideo sobre el brasileño Quadri Hernández y sobre el ruso Dimitri Vlassiouk. En la general final terminó 25º a más de siete minutos del Pepe Asconeguy, que fue el ganador.
La hora de Nacional
Para enfrentar una hegemonía que traía el club ciclista Belo Horizonte, el Punta del Este y luego los rusos que llegaron al país, Nacional reforzó su equipo para 1994. El sexteto estaba integrado por Fernando Britos, José Asconeguy, Gustavo Figueredo, Luis Huvatt, Sergio Sartore y Wynants. Así ganaron por equipos las Rutas de América y Wynants obtuvo el noveno puesto en la general a 1' 21" de Tesitore el ganador.
Hasta la penúltima etapa el Belo comandaba todas las generales. En la última jornada desde Pan de Azúcar a Montevideo, Nacional lanzó un ataque furibundo por ruta 9 cerrando la escalera Asconeguy, Britos, Figueredo y cuando no, Milton. Protagonizaron una fuga espectacular con diez competidores más. Así Nacional le arrebató el título por equipos al Belo Horizonte. Ultimas Noticias, expresaba entonces: “el trabajo de Milton Wynants fue brillante. Le faltó alguna etapa pero viene de una lesión que no le permitió entrenar normalmente para la competencia, pero es el Wynants guapo e indomable que todos conocemos” (Ultimas Noticias 21-02-94).
En la Vuelta del '94 vuelve a vencer Nacional en la general por equipos ganando la primera etapa contrarreloj grupal en Colonia. Finalizó quinto en la general tras el ruso Wacheslav Dzhavanian. Además fue segundo en el premio Cima tras Rafael Silva. Ese mismo año, Wynants participa de los Juegos Odesur desarrollados en Venezuela ganando la medalla de plata en la prueba por puntos cosa que repetirá también en los Panamericanos en Chile, donde, además, obtuvo una de bronce en la prueba por eliminación.
Para 1995, Nacional hace algunos cambios formando el equipo con Sartore, Ricardo Guedes, Carlos Villanueva, Omar Cánepa, César Berti, Mario y Milton Wynants. Ganó por equipos en Rutas de América. Wynants logró su mejor labor en el prólogo donde se ubicó segundo tras Figueredo sobre una distancia de 3.600 metros, en Montevideo. Terminó 41º en la general a 7' 03" del vencedor, Figueredo. En la Vuelta 1995, fue tercero en la quinta etapa a Paysandú. Finalizó sexto en la general a 3' 58" de Figueredo, el ganador de la prueba, y tercero por equipos.
Panamericano y olímpico
El sábado 18 de marzo de 1995, tras girar 160 veces al óvalo del velódromo de Mar del Plata, obtuvo la medalla de plata en la prueba por puntos en los 12º Juegos Deportivos Panamericanos. Una actuación descollante, porque a su gran paso y la imposición sobre grandes rivales, no podía faltar: una caída. Cayó en la vuelta 78 delante del colombiano García quien lo arrastró al piso. Se levantó con la casaca celeste destrozada por el roce de la pista. Se repuso, aunque el canadiense Brian Walton (quien superó en Bilbao al mismísimo Miguel Indurain en una contrarreloj) había sacado cuatro vueltas. Milton se puso en la punta y tiró los diez últimos giros para vencer a sus rivales más cercanos y logró la plata. “Milton Wynants brillante y espectacular”, titulaba el diario Últimas Noticias el 20-03-95 quien ese año lo distinguiera como el mayor deportista del año.


Tras volver de los Panamericanos conformó la selección celeste bajo la conducción de Mario Varela para la Vuelta de Chile que corría su 18º edición. Concurre junto a Gustavo Figueredo, Fernando Britos, Jorge Bravo, Néstor Álvez y José Asconeguy compitiendo más de 120 ciclistas de Rusia, Chile, Brasil, Colombia, Cuba entre otros. Uruguay fue ganador de la general por equipos y Wynants encabezó el grupo ayudando a Figueredo a lograr el segundo lugar a solo 8" del colombiano Ricardo Mesa. Milton llegó a 7' 40".
Aquel 1995 fue un año redondo para Wynants. Agregó a su historial ganando la medalla deplata en los Panamericanos de mayores en Santiago en medio fondo y otra plateada en los Juegos Odesur en Venezuela en la misma especialidad. A nivel nacional, arrasó en todas las pruebas que corrió en le Campeonato Nacional siendo medalla de oro en persecución individual, persecución olímpica y medio fondo. A pesar de no tener una temporada de pista, ni una actividad organizada al respecto, Wynants seguía cosechando triunfos en las pistas internacionales.
En 1996 arrancó con gran preparación. Dejando de lado las Rutas de América, donde abandonó (se bajaron casi todos los equipos por problemas con la organización) llegó a la Vuelta con todas las baterías. Se corría la 53º edición y seguía en los tricolores. Ganó la cuarta etapa entre Montevideo y Colonia. Hernán Cline había vestido la malla oro gran parte de la competencia, pero el sanducero obtuvo la general individual sobre el argentino y sobre Sergio Tesitore. Inscribió su nombre en la principal competencia del pedal americano.
Pero Wynants, no paró. Siguió su preparación, como siempre, con poco apoyo para su objetivo que eran los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996. El 28 de julio de ese año, se metió definitivamente en los “clase A” de los mediofondistas mundiales. En el velódromo norteamericano, y con la celeste al pecho, dio las 180 vueltas de recorrido con embalaje cada diez vueltas. Se ubicó 11º a pesar que al principio se lo había indicado séptimo pero habían olvidado computar una vuelta perdida del uruguayo. El italiano Silvio Martinello fue el campeón, el canadiense Brian Walton (el mismo de Mar del Plata) segundo y el australiano Stuart O' Brady tercero. Milton hizo seis puntos y una vuelta perdida.
Al finalizar expresó “estoy contento, yo venía con la mente de estar entre los diez primeros; pienso que es una buena actuación la que logré. Necesitamos mejor preparación y competencias internacionales” señaló a Ultimas Noticias (29-07-96). El año 1997 fue un año sabático, abandonó en Rutas de América tras una lesión y terminó 40º en la Vuleta aunque allí ganó la última etapa entre Durazno y Montevideo.
Sonrisas en Rutas y lágrimas de Mundial:
Lucía el Nº 42 en su espalda y había cambiado de colores. Ahora defendía al Alas Rojas de Santa Lucía para correr las Rutas de América de 1998. En la quinta etapa se ubicó segundo en la contrarreloj de 33,200 kilómetros, tras su compañero de equipo Gustavo Figueredo.
Ganó la última etapa en Montevideo en la cumbre del Cerro ganando la general en una carrera que por primera vez en su historia tenía más de un centenar (106) de ciclistas en el final de la misma. En la etapa a Fray Bentos se produjo una escapada que definió la general. Figueredo le llevaba 32", pero Wynants se defendió. Cline ganó el embalaje en Fray Bentos sobre el sanducero, pero es éste el que obtiene la malla blanca. De allí a Montevideo nadie se la sacó más. En la general por equipos fue segundo y tercero en el premio de la Regularidad.
“Wynants, el héroe de Rutas”, titulaba en su plana principal el diario deportivo Últimas Noticias el 2 de marzo del año 98. Agregaba: “El olímpico Milton Wynants encendió la llama en el Cerro”. Posteriormente corrió la Vuelta Ciclista, ubicándose en el lugar 22º, a 10' 27" del argentino Jorge Giacinti que fue le vencedor.
Al año siguiente, 1999, vuelve a Nacional para formar escuadra con Hernán Cline, Gustavo Figueredo, Gerardo Romero, Jorge Bravo y Milton Castrillón. Largó Rutas con el Nº 1 por haber sido el ganador anterior. Finalizó sexto en la general a 57" del argentino Emilio Carricondo. Por equipos fue tercero.
En la Vuelta se produjo una fuga en la segunda etapa que definió la carrera. Entre los que se escaparon estaban todos los favoritos y allí estaba Wynants. Federico Moreira se llevó el máximo lauro y Milton finalizó noveno. Ganó con Nacional la clasificación general por equipos. De aquella tarde de Mar del Plata, habían pasado cuatro años cuando se metió en el óvalo de Winnipeg (Canadá) para correr los 13º Juegos Panamericanos. Subió al podio en el tercer lugar tras obtener el bronce.
El Mundial B se disputó en Montevideo. En el remozado velódromo capitalino, Wynants buscaba la clasificación para los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Debía ganar la prueba por puntos pero fue segundo no logrando el objetivo. Cuando salía por el túnel y entre lágrimas expresó su bronca. Sentía que había defraudado al país. Una posterior gestión del Comité Olímpico Uruguayo y del Dr. Julio César Maglione, posibilitaron la obtención una “wild card” (invitación) para ir a los Juegos de Sydney y allí escribir otra página gloriosa. La más espectacular, vibrante y conmovedora de su carrera.
"¡Papá , papá lo logré!"
Encaró el año 2000 con la mente puesta en setiembre en Australia. Corría por Nacional y contribuyó al triunfo de Rutas de América por equipos. En la Vuelta del Uruguay, fue segundo en la quinta etapa en Carmelo, vencido por el argentino Carlos Quiroga. En la general final se ubicó séptimo a 3' 43" de Javier Gómez que fue el ganador y Nacional nuevamente ganó por equipos. Como preparación para Sydney había un paso previo que eran los Panamericanos de Bucaramanga donde ganó la medalla de plata en la prueba de eliminación donde una vez más volvió a caerse pero logró subir al podio.

El podio de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Milton con el español Llaneras y el ruso Markov.
Su bicicleta había quedado algo dañada por lo que debía conseguir otra para ir a los Juegos. Su cuñado, Milton Castrillón contó como consiguió la máquina que le diera la satisfacción a todo un país: “un día eran como las cinco de la tarde y veo llegar al “Gorra” a mi casa y me dice: me voy para Buenos Aires, no aguanto más, así que prestáme plata porque el banco ya cerró”, Fuimos con mi tarjeta y sacamos plata, pero no alcanzaba por lo que fuimos a pedirle a algunos amigos y se fue con la señora a Buenos Aires a comprar la nueva bicicleta para correr”.
Su preparación seguía en manos del técnico y consejero Hugo Sckicky. El entrenamiento fue intenso y se hizo como se pudo. Hasta llegar a Australia, no tocó una pista de madera como la que iba a disputar su prueba. Junto a su técnico y a Gregorio Bare, el otro clasificado, concurrieron varios días antes tras obtener apoyo del Comité Olímpico Uruguayo y una beca para la preparación. Mientras esto ocurría, pocos aguardaban con expectativa su labor. Nadie esperaba su proeza, ni siquiera el país sabía a que hora y que día corría. Había sido subestimado y volvió a dar un cachetazo.
“Papá, papá, lo logré, soy medalla de plata, ¿estás contento viejo?”, fueron las palabras expresadas por Milton apenas finalizada la prueba por puntos en el Velódromo Olímpico de Sydney, aquel 20 de setiembre de 2000. La prueba fue durísima. Lo mejor del mundo en la especialidad estuvo presente en la misma: 23 pedalistas. Fueron 160 vueltas a los 250 metros del óvalo para totalizar los 40 kilómetros con embalajes cada diez vueltas.
El proceso de la carrera fue el siguiente. En el primer embalaje fue segundo y ganó 3 puntos. El tercer sprint lo ganó y sumó 5 puntos más. En la vuelta 60 se ubicó cuarto y obtuvo un punto más. En la vuelta 110 embaló y salió tercero llegando a 12 puntos en la general. De allí en más, el rival que lo acechaba era el local Stuart O' Brady (el mismo de Atlanta ‘96), que ganó dos embalajes consecutivos. Allí arremetió el uruguayo, ya que el español Joan Llaneras, el ruso Alexis Markov y el coreano Ho Sung Cho se alejaron y sacaron una vuelta. Parecía que se llevarían las medallas. Pero atrás venía Wynants en la punta del asiento y a todo rimo y con dos vueltas perdidas por los tres nominados. Fue allí que se acercó al español Llaneras y le dice: “prendéte que te llevo hasta la medalla”. Espectacular labor de ambos. Dientes apretados del “Gorra” que se lleva al español a la rueda y lograron descontar una vuelta al coreano y al ruso. Llega a los últimos giros entre los pocos que tenían una vuelta perdida. Llaneras se aseguraba el oro y había que pelear las otras dos preseas. El último embalaje (de punto doble) era vital ya que Milton tenía 12 puntos, Markov 16 y Cho 15. Encara el último sprint mano a mano con Kom Po Wong de Hong Kong y el propio O' Brady. Ganó Po Wong y Milton fue segundo, sumando 18 puntos. Superó a Markov y ganó la medalla de plata olímpica. Una proeza.
Al cruzar la última meta pensó haber ganado la de bronce. Alzó la vista y vio el tablero que indicaba el segundo lugar. Luego de 36 años Uruguay lograba una medalla en los Juegos (Washington “Cuerito” Rodríguez ganó el bronce en boxeo pero pluma en Tokio 64) y luego de 52 años de espera para lograr una de plata, la segunda en la historia olímpica para Uruguay (en 1948 en Londres fue Eduardo Risso y William Jones en doble scull de remo).

La algarabía ganó el corazón del sanducero, de su técnico Scricky y de todos los uruguayos que estaban en el velódromo aquella madrugada uruguaya. Eran testigos de la gran hazaña. Habían sido vencidos los más grandes: Silvio Martinello de Italia, el canadiense Brian Walton, Stuart O'Brady, el coreano Sung Cho, el americano Jaime Cartney (medallista en Barcelona 92), el argentino Juan Curuchet, el británico Jhon Cly y el colombiano Marlon Pérez.
Por primera vez en la historia desde la instauración de los Juegos en 1896 por Pierre de Coubertain, el ciclismo latinoamericano ganaba una medalla de plata. Sólo el mexicano Manuel Youshimatz (Los Ángeles ‘84) subió al podio ganando el bronce. Nadie más.
Al final de la carrera contó: “Arranqué con muchas ganas, pero se me complicaba por el ahogo. Había que cuidarse de los contra ataques. La meta era estar entre los diez primeros. Yo sabía que se podía y antes de salir de la Villa Olímpica dije que volvíamos con una medalla. Se trabajó muy duro para llegar a esto. La clave fue no buscar ningún candidato y cuidarlos a todos. Cuando se fueron los tres, salí a tirar con todo durante tres vueltas y el ahogo lo sentí como nunca. Hablé con el español y con él hice negocio porque desconté la diferencias y pude rematar en el embalaje final. Allí me jugaba la vida. Yo sabía que Llaneras tenía la de oro y no iba a definir. Busqué el mejor ángulo, entré por afuera y conseguí los puntos que me faltaban. En primer momento pensé que había ganado el bronce pero ví el tablero y no sabía si llorar o reír”.
El español medallista de oro y campeón del mundo en el año ‘99, Joan Llaneras, se refirió en estos términos sobre Wynants: “Realizó una gran carrera y consiguió con justicia la medalla. Es un competidor que no participa en las series mundiales, ni en los circuitos de seis días, así que fue una sorpresa. Estuvo muy fuerte y no fue una casualidad. Me encontré con este uruguayo que tiró fuerte y me facilitó las cosas”. Sckricky, inmerso en la emoción recordaba: “El triunfo es para todos los que han trabajado por este deporte. Muchos han quedado en el camino, otros siguen. Yo lo siento así, un triunfo del ciclismo uruguayo”. Razón tenía. No era para menos. A todo el país lo llenó de orgullo.
El maestro Alberto Camilo Velázquez lo había advertido. Pero claro, quien sino si lo conoce mejor que nadie: “hace 15 días le dije en Canelones al periodista Máximo González que estábamos preparando la caravana para ir a Paysandú, porque cuando Wynants dice que está bien es porque lo está y antes de irse me dijo que cada día estaba mejor”.
Allí en Paysandú lo aguardaban sus padres y su esposa Marlene, su tío, sus amigos. El padre José pasó muchos nervios en aquella madrugada aguardando que la carrera llegara en directo por TV. ¡Que iba a llegar en directo! Sobre la hora 6.15 de la mañana, recibió una llamada desde Sydney que le avisó que Milton ya estaba calentando. Antes de irse a Australia le dijo: “hijo, a ver si pescás una medallita” y él le contestó: “pero papá ¿vos sabes como andan allá? es difícil” Su esposa lo escuchó por radio y dijo “él se lo merece por lo que es como deportista y como persona. Es excelente, es súper humilde y casero. Milton es especial”. Todo dicho.
¡Campeón del Mundo!
En el 2001 seguía vistiendo la tricolor para correr Rutas de América junto a Daniel Fuentes, Hernán Cline, Milton Castrillón, Gerardo Romero y Jorge Libonatti. En Rutas se adjudicaron la contrarreloj por equipos en la primera etapa en Minas sobre 38,400 kilómetros. En lo individual, se destacó en la contrarreloj en Tacuarembó donde fue tercero detrás de dos especialistas como Javier Gómez y Federico Moreira. En la general fue cuarto y Nacional ganó por equipos. Tercero en la general se ubicó en la Vuelta del Uruguay de ese año y Nacional fue segundo por equipos. Concurrió luego al Mundial de Bélgica donde perdió la medalla de bronce por poco y obteniendo el cuarto puesto.


Brazos en alto tras ganar la prueba de ruta en Santo Domingo. Luego con una de las dos preseas de oro.
En el 2002 es 16º en Rutas de América y en la Vuelta finalizó decimosegundo. En la Copa del Mundo, en la prueba por puntos en Aguas Calientes, México, ganó la medalla de oro. Luego en Brasil, en los Juegos Odesur ganó el bronce en la madison y plata en prueba por puntos.
En los Panamericanos de Ecuador se adjudica el bronce en la madison y concurre al mundial de Dinamarca donde se ubica noveno en medio fondo. En el año 2004 no largó la Vuelta para prepararse para el mundial y buscar los puntos en la serie para ir a los Juegos de Atenas.
La capital de Santo Domingo esperaba el bólido celeste para otra historia grande y empezar el año con todo. Los 14º Juegos Deportivos Panamericanos tuvieron a Wynants presente. Se ganó dos medallas doradas en su especialidad y la otra en ruta. La serie mundial de la Copa del Mundo de la prueba por puntos lo llevó a Moscú para buscar puntaje que lo acercara a Atenas. Frente a 35 rivales ganó la medalla de plata conformando un podio sudamericano, ganó el chileno Marcelo Arriagada y tercero el argentino Juan Curuchet. Buscó la carrera desde el principio y logró diferencias necesarias. Volvió, corrió Rutas y a las 48 horas partió a México para prepararse para las últimas posibilidades y para el mundial de Melbourne. En el primer intento en Australia no tuvo suerte.
El 26 de mayo del 2004 la cita era Melbourne, debía ingresar entre los cuatro primeros para lograr el pasaje directo a Atenas. Prueba muy peleada, pero además se cayó. Lo embistió un australiano. Todo gastado, con malla y camiseta rota se subió a la bicicleta, sacó del interior la gallardía y la garra que lo adorna, puso su fibra y su pundonor al servicio de la enseña. De allí en más le dio una paliza al francés Frank Verqué y al argentino Curuchet, logrando la medalla de plata con 31 puntos contra 35 del galo y 28 del argentino. Ahora sí, Atenas era la meta de Wynants.
Olímpico y mundialista
La expectativa del país entero estaba centrada en aquel 24 de agosto de 2004 cuando a las 11.30 horas de Uruguay, Milton se metía en óvalo de Atenas para defender la celeste en los Juegos Olímpicos. Ante lo más importante del ciclismo mundial en la especialidad por puntos, el uruguayo no pudo repetir el podio, pero le cupo una actuación importantísima, estuvo en la pelea, pero las diferencias obtenidas por los punteros se volvió imposible de descontar. Junto a Agustín Margalef, compitió al otro día en la prueba Madison.
En el 2005, compitiendo por el Alas Rojas de Santa Lucía larga Rutas de América, pero abandona en la segunda etapa a causa de dolores estomacales. Para la Vuelta y ya repuesto, ganó la 5ª. Etapa en Tacuarembó. Finalizó 16º en la general final a 37' 01” de Álvaro Tardáguila que resultó vencedor. Por equipos, fue tercero.
En el 2006 obtuvo la Vuelta Chaná, nuevamente compitiendo por el Alas Rojas de Santa Lucía. En Rutas de América se bajó en la novena fase, luego de ganar la segunda etapa en Nueva Palmira y entrar segundo en la séptima en Rivera. Entonces manifestó que “No corro con las mismas ganas que antes. Quizás no estoy en un 100% con la mente puesta en la bicicleta. He perdido un poco la motivación, pero ya levantaré”. Fue un momento pasajero y se levantó.
En el 2007 volvió a sorprender con un gran año. Obtiene la edición de Rutas de América con la casaca con la que corrió la primera vez en dicha prueba: el club Policial. Largaron 129 pedalistas. En la etapa hacia Trinidad, pasando José Enrique Rodó, Milton fue protagonista de la fuga que posteriormente definiría las cosas. Aún quedaba la contrarreloj, pero la general era encabezada por el sanducero y la malla blanca de líder, estaría en su pecho hasta llegar a Montevideo. Fue la segunda oportunidad que inscribió su nombre en el historial de la prueba. “Este triunfo lo disfruto en forma diferente. La gente se arrima y me muestra todo su afecto. Esta es distinta a la que gané en el 98. Quiero conseguir cosas importantes”.
128 ETAPAS:
Son las que lleva disputadas Milton Wynants en todas las ediciones de Rutas de América que compitió desde 1992 a 2007.
473 HORAS:
cincuenta y cuatro minutos y 37 segundos es el tiempo que ha permanecido sobre la bicicleta en Rutas de América.
738 KILÓMETROS:
Es el total de la distancia que recorrió en Rutas si se suma desde 1992 cuando debutó por el Policial.
8 HORAS:
T reinta y dos minutos y ocho segundos, son los que permaneció con la malla blanca de puntero en todas las ediciones de Rutas.
La carrera hacia Beijing 2008
Tras ganar Rutas de América, los objetivos de Milton Wynants renacieron. Con la nueva organización del ciclismo, el sanducero se puso como meta este año, llegar a los Mundiales de Sudáfrica y buscar el pasaporte a los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008.
En la Vuelta Ciclista del Uruguay del 2007, se ubicó segundo en la primera etapa en Durazno y ganó la novena que llegó a Trinidad. En la general final arribó en el puesto Nº 6 a un minuto del malla oro ganador, Jorge Bravo. Algo de descanso y a preparar la justa mundialista.
El 27 y 28 de junio compitió en el Mundial “B”, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Lejos había quedado aquella desmotivación del año anterior. Los triunfos, permanentes compañeros de ruta, volvieron a inscribirse en su historial. En un prueba de la que no es habitual competidor, ganó la medalla de bronce. Fue en la modalidad de scratch, ubicándose detrás del kazajo Alexey Lyalko y el búlgaro Radoslav Kostantinov.
Al otro día, había que buscar el título para sellar el pasaporte a los Juegos chinos. En la modalidad de puntos, Milton fue vice campeón del mundo tras el búlgaro Kostantinov. El pase olímpico está a un paso.
Tras el Mundial, la próxima porfía fueron los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro. Una nueva medalla de bronce, sumó a su rica carrera plagada de preseas. Ahora está en camino de obtener un boleto directo a la justa olímpica del año entrante en las antípodas. Será una nueva oportunidad para mostrar su clase y gallardía. Los dos mismos ingredientes que adosa a una carrera tan brillante, como conmovedora.

" Con el apoyo de la Federación Ciclista Uruguaya y del Comité Olímpico Uruguayo quiero hacer un proyecto para alcanzar el objetivo. Quiero estar en Beijing 2008. No me olvido de los dos oros de Santo Domingo en el 2003, pero este bronce se logró sin participar tres años a nivel internacional. Ahora que arrancó un proceso nuevo en esta Federación, quiero agradecerle a la gente encabezada por Federico Moreira. Ahora quiero estar en los Juegos Olímpicos".
(Milton Wynants, tras los Juegos Panamericanos 2007. Diario El Observador)
Todos sus colores
Año Equipo
1984 Veloz Club Paysandú
1990 Federación Sanducera
1991 Veloz Club Paysandú
1991 Federación Sanducera
1992 Veloz Club Paysandú
1992 Club Policial
1993 a 1997 Club Nacional de Fútbol
1998 Alas Rojas de Santa Lucía
1999 a 2002 Club Nacional de Fútbol
2003 a 2004 Cruz del Sur
2005 Alas Rojas de Santa Lucía
2006 Alas Rojas de Santa Lucía
2007 Policial
2008 Champagnat Sprinter, Durazno
Un palmarés de oro
Año Competición Resultado
1990 Vuelta de la Juventud 4º individual
1990 Vuelta de la Juventud 2º Premio Sprinter
1990 Vuelta de la Juventud 2º Premio Regularidad
1990 500 Millas Juveniles 5º Individual
1990 Panamericano Juvenil Medalla de bronce
1991 Vuelta de la Juventud 2º Individual
1991 200 Millas Juveniles 3º Individual
1991 200 Millas Juveniles 1º Premio Sprinter
1991 200 Millas Juveniles 3º Por equipos
1991 Vuelta Ciclista del Uruguay Premio Revelación
1992 Rutas de América 2º Individual
1993 Rutas de América 3º Individual
1994 Vuelta Ciclista del Uruguay 1º Por equipos (Nacional)
1994 Vuelta Ciclista del Uruguay 5º Individual
1994 Vuelta Ciclista del Uruguay 2º Premio de la Cima
1994 Rutas de América 1º Por equipos (Nacional)
1994 Juegos Odesur Venezuela Medalla de plata (Puntos)
1994 Panamericanos Chile Medalla de bronce (Eliminación)
1994 Panamericanos de Chile Medalla de plata (Puntos)
1995 Rutas de América- 1º Por equipos (Nacional)
1995 Vuelta Ciclista del Uruguay 3º Por equipos (Nacional)
1995 Panamericano Mar del Plata Medalla de plata (Medio fondo)
1995 Vuelta de Chile 6º Individual
1995 Vuelta de Chile 1º Por equipos
1995 Panamericano en Santiago Medalla de plata (Medio fondo)
1995 Juegos Odesur Venezuela Medalla de plata (Medio fondo)
1995 Campeón Nacional Persecución individual
1995 Campeón Nacional Medio fondo
1996 Vuelta Ciclista del Uruguay 1º Individual
1996 Campeón nacional 50 km. contra reloj
1996 Campeón nacional Puntos
1996 Panamericanos Venezuela Medalla de plata (Puntos)
1996 Juegos Olímpicos Atlanta 11º Prueba por puntos
1998 Rutas de América 1º Individual
1998 Rutas de América 2º Por equipos (Alas Rojas)
1998 Rutas de América 3º Premio de la Regularidad
1999 Rutas de América 3º Por equipos (Nacional)
1999 Vuelta Ciclista del Uruguay 1º Por equipos (Nacional)
1999 Juegos Panamericanos Winnipeg Medalla de bronce (Puntos)
1999 Mundial B, Montevideo Medalla de plata (Puntos)
2000 Rutas de América 1º Por equipos (Nacional)
2000 Rutas de América 5º Individual
2000 Vuelta Ciclista del Uruguay 1º Por equipos (Nacional)
2000 Panamericanos Bucaramanga Medalla de plata (Eliminación)
2000 Juegos Olímpicos Sydney Medalla de plata (Puntos)
2001 Rutas de América 1º Por equipos (Nacional)
2001 Rutas de América 4º Individual.
2001 Vuelta Ciclista del Uruguay 2º por equipos (Nacional)
2001 Mundial de Bélgica 4º puesto (Puntos)
2002 Vuelta Ciclista del Uruguay 2º individual
2002 Vuelta Ciclista del Uruguay 3º Por equipos (Nacional)
2002 Copa del Mundo, México Medalla de oro (Puntos)
2002 Juegos Odesur Brasil Medalla de bronce (Madison)
2002 Juegos Odesur Brasil Medalla de plata (Ruta)
2002 Panamericanos Ecuador Medalla de bronce (Madison)
2002 Mundial de Dinamarca 9º prueba por puntos
2003 Juegos Panameric. S. Domingo Medalla de oro (Ruta)
2003 Juegos Panameric. S. Domingo Medalla de oro (Puntos)
2004 Copa del Mundo, Moscú Medalla de plata (Puntos)
2004 Campeonato Mundial A Melbourne Medalla de plata (Puntos)
2004 Rutas de América 7º Individual
2004 Rutas de América 3º Por equipos (Cruz del Sur)
2005 Vuelta Ciclista del Uruguay 3º por equipos (Alas Rojas)
2007 Rutas de América 1º individual
2007 Mundial “B”, Ciudad del Cabo Medalla de bronce en scratch
2007 Mundial “B”, Ciudad del Cabo Medalla de plata (Puntos)
2007 Juegos Panamericanos de Río Medalla de bronce (Puntos)




Comentarios hacia esta página:
Comentado por beach bunny swimwear 2011( znydygukqtkgmail.com ), 20-11-2013, 19:28 (UTC):
It's a shame you don't have a donate button! I'd without a doubt donate to this brilliant blog! I suppose for now i'll settle for book-marking and adding your RSS feed to my Google account. I look forward to new updates and will talk about this website with my Facebook group. Chat soon!



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 30 visitantes (58 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape